Pedir la mano mediante un vídeo: tendencias para pedir matrimonio

Pedir la mano mediante un vídeo: tendencias para pedir matrimonio

Hace poco más de un siglo casi toda comunicación era verbal y presencial. Solo un pequeño porcentaje de la población mundial sabía leer y/o escribir, y los medios de comunicación eran para las minorías. En las últimas décadas, los medios de comunicación, y posteriormente las telecomunicaciones, han cambiado nuestra manera de relacionarnos. Las redes sociales, los móviles y la banda ancha nos han unido, y a la vez separado como nunca en la historia.

Los cambios que han supuesto el uso masivo de las redes sociales, Whatsapp, y otras plataformas de messanging, han transformado algunas de las costumbres con tradiciones milenarias como “la pedida de mano.” Los más temerosos ya no necesitan arrodillarse, con la caja del anillo abierta en la mano, y pedir el matrimonio a su pareja. Pueden pedir la mano por Whatsapp copiando y pegando una poesía plagiada en Internet, con un romántico mensaje de voz, o mediante los 140 caracteres de un mensaje privado en Twitter.

Los más osados se atreven a pedir la mano en programas de televisión, de radio, o mediante posts públicos en las redes sociales. Los rechazos en público son muy duros, pero los valientes suelen ser muy inconscientes, y quizás este rasgo sea el atractivo que consigue que sus parejas acepten dar el “si” al fatídico paso en público.

Las técnicas de persuasión utilizadas para convencer a la pareja a aceptar el matrimonio son cada vez más variadas, sin embargo, en los últimos años las “vídeo pedidas de mano” son una tendencia que ha ido ganando adeptos.

Las propuestas de matrimonio creativo han existido durante siglos. Sin embargo, la audiencia y capacidad viral de YouTube ha supuesto que los intentos más elaborados pueden compartirse en todo el mundo, con algunos vídeos que acumulan más de 10 millones de visitas.

La vídeo pedida, puede hacerse en público, mediante un vídeo publicado en Youtube o de manera más privada y personal, enviada por Whatsapp, para lo más tímidos. Cada vez son más frecuentes las vídeo pedidas como preámbulo a una pedida más tradicional. Se invita la pareja afortunada a un sitio privado donde puede visionar el vídeo y al final de la “sesión,” se finaliza con una pedida arrodillada con entrega de anillo. La innovación no siempre es bien recibida, pero si está acompañada por un poco de humor, música que evoca recuerdos felices, una buena dosis de emoción, y un buen anillo, (que nunca falte), lo más normal es que la pedida sea un éxito.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.